Control térmico en tiempo real en el Next Gen Nascar

El automóvil Next Gen, anteriormente conocido como el automóvil Gen-7, es el nombre común para el nuevo automóvil de carreras que se utilizará en la NASCAR Cup Series a partir de 2022. El proyecto NASCAR Next Gen marca una nueva era para el más alto nivel de las carreras de stock cars. Brandon Thomas, director general y un equipo de ingenieros se propusieron desarrollar el coche de carreras de séptima generación que entraría en competición a partir de 2022. Más allá de las numerosas mejoras de rendimiento, este nuevo diseño ayudará a reducir el importante coste operativo de las carreras. El modelo Next Gen ofrece un nuevo nivel de modularidad, permitiendo a los equipos sustituir componentes más pequeños en lugar de segmentos enteros del vehículo.

Como era de esperar en un rediseño completo, las primeras pruebas del vehículo revelaron varias oportunidades de mejora. Además, varios pilotos informaron de un calor excesivo en la cabina lo cual era motivo de preocupación pues amenazaba la comodidad y la concentración del conductor. La fuente principal de este aumento de calor no fue inmediatamente evidente, lo que llevó a la NASCAR a invitar a Teledyne FLIR a una prueba de concepto en Richmond, VA, con el objetivo de identificar el origen del problema.

FLIR montó dos cámaras térmicas A50 en la cabina del coche: una dirigida a los pies del conductor, y otra en la jaula antivuelco para obtener una vista de gran angular. Las nuevas cámaras A50 están diseñadas para la supervisión de condiciones de montaje fijo y visualizan los cambios de temperatura para detectar el mal funcionamiento o el sobrecalentamiento del equipo. Esto permitió a NASCAR controlar las fluctuaciones de temperatura e identificar las zonas más calientes del coche durante las carreras más largas.

Antes de las pruebas, las teorías iniciales sobre el problema del calor apuntaban al nuevo sistema de escape doble. Con los gases calientes fluyendo por debajo del conductor y escapando a la derecha y a la izquierda del vehículo, todas las miradas estaban puestas en la cámara montada en la zona de los pedales. Sin embargo, fue la cámara térmica secundaria de gran angular la que aportó algo de luz: los recorridos más largos revelaron que el calor excesivo penetraba en el panel cortafuegos que existe entre el motor y el habitáculo.  Los miembros del equipo instalaron escudos térmicos adicionales en las zonas problemáticas y las imágenes del A50 ayudaron a confirmar que estos cambios mejoraban las condiciones del habitáculo.